**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


domingo, 4 de noviembre de 2012

El Colectivo de Escritores y la Antología en contexto

de El Informante, el El Viernes, 2 de noviembre de 2012

Leones es una ciudad donde en líneas generales, prácticamente no hay organizaciones que expresen determinados movimientos culturales o sociales por fuera de los canales convencionales. Y me refiero como canales convencionales a las estructuras tradicionales, por ejemplo entre otras,  los organismos oficiales como en el caso de la Municipalidad, que sin dudas en la actualidad a través de la creación del Centro Cultural, se están creando condiciones propicias para muchas expresiones artístico culturales, como también sucede en algunos procesos iniciados en instituciones como los clubes de la ciudad. Pero, de alguna manera, son estructuras cíclicas, a veces intermitentes y sin proyecciones sostenidas a largo plazo, y que además son estructuras centralizadas. Por fuera de ellas prácticamente no hay en Leones otras vías que contengan, organicen o circulen determinadas expresiones artísticas que se dan en la ciudad, o que propicien el surgimiento de otras aún ausentes o no visibilizadas.
Y es en ese sentido donde la aparición del Colectivo de Escritores Leonenses viene a representar cierta ruptura con los modos tradicionales de organización artístico cultural, irrumpe como un movimiento colectivo surgido por fuera de esas estructuras centralizadas, y gestionada por sus propios hacedores. Ya no se trata solo de fomentar ciertas expresiones, o de otorgar cierto marco de formación, sino de transformarlas además en actores culturales activos que intervienen en la vida de la ciudad como organización, con objetivos preestablecidos que van orientando el accionar.
En solo un año de existencia, el Colectivo de Escritores Leonenses logra lo que en más de 130 años de historia casi no se había dado, comenzar a hacer visible una vasta riqueza literaria que posee Leones y darle un marco de organización y posibilidades de circulación, que antes solo se daban de manera individual en el mejor de los casos, y en escasas proporciones respecto a la cantidad y variedad de escritores que tiene y ha tenido la ciudad en su historia. Y es allí donde la aparición de la Antología comienza a hacer visible la riqueza literaria de la ciudad.
Hasta hace poco tiempo, la relación entre cantidad de escritores, poetas, narradores conocidos socialmente como tales respecto a quienes ejercían y ejercen la misma actividad inéditamente, tenía saldo favorable hacia estos últimos, es decir, la mayor parte de los más diversos escritores que tiene Leones quedaban anónimos, o en el mejor de los casos, reducidos al conocimiento del entorno más cercano. Con la publicación de esta Antología comienza a revertirse esa situación. Junto a los ya reconocidos Ardiles, Molina, Castrillo, Fobbio, Pelizzari, –por mencionar solo a manera de ejemplo algunos escritores sin ánimos de excluir a nadie- a quienes la mayoría de la ciudad los puede asociar como tales por publicaciones realizadas cercanas en el tiempo y que han tenido buena circulación social o al menos referencias mediáticas de ellas, aparecen muchos otros autores, algunos de reciente lanzamiento hacia el mundo de la poesía o la narrativa, otros con varios años ya de escritura, pero desconocidos como tales.
Allí comienza entonces a cumplirse la visibilidad de la riqueza literaria que tiene la ciudad, y además, se generan condiciones para que se amplíe el camino iniciado. Porque la Antología de Escritores nace a partir de otro hecho trascendental, la creación de la editorial artesanal e independiente “Marisabel Editora”, el instrumento con el cual se sustentan esas condiciones favorables de visibilidad literaria. Los autores locales encontrarán allí una posibilidad de publicar sus textos de manera mucho más continua, una garantía para que, paulatinamente, muchas de las producciones que antes quedaban en el plano inédito, comiencen a ser publicadas, o cuanto menos, tengan una chance más certera y próxima para que así sea.
“Marisabel Editora” es además, quizá el más justo homenaje a la Profesora y ex Directora Municipal de Cultura María Isabel Fruttero, fallecida el año pasado, quien durante gran parte de su vida fue hacedora innata de la cultura local, especialmente en lo concerniente a la literatura. Que la editorial lleve su nombre es quizá el mejor homenaje que se le pudiera realizar, mejor que nombrar una calle, un evento, o un espacio, formas de reconocimiento válidas por cierto. Pero que “Marisabel” sea la editora, es de alguna manera otorgarle vida más allá de la desaparición física, porque no se trata de algo estable en una esquina o en un edificio, sino que aparece palpable a través de un objeto que atravesó gran parte de su vida, como fueron los libros, y con la movilidad que supone crear, corregir, deshacer, rehacer, para finalmente publicar. En la Antología, como en cada una de las publicaciones que de aquí en más realice “Marisabel Editora”, su rostro devenido en logotipo evocará su memoria, en el imaginario aparecerá en acción a través de su pasión por la literatura, el fomento a la lectura como cuando salía a recorrer los colegios primarios devenida en la “Abuela Cuenta Cuentos”.

 Por Mariano Garrone