**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


martes, 3 de julio de 2012

LAS REVISIONES PERIÓDICAS, ESENCIALES EN LA PREVENCIÓN

El chequeo es un sistema de control de carácter preventivo. No se busca llegar a un diagnóstico, ya que para ello están las consultas, que tratan a quienes se encuentran mal o tienen un problema concreto. Sino de detectar lesiones o factores que pueden derivar en patologías en personas que se encuentran bien y que hacen una vida completamente normal.

Qué debe incluir
Cuando una persona decide revisar su salud, muchas veces se encuentra con la duda de qué pruebas debe solicitar en esa revisión o de dónde debe acudir para solicitarla. El médico de cabecera es el primer eslabón de una cadena de especialista que revisarán a fondo nuestros hábitos de vida y nuestras constantes metabólicas para asegurarse de que todo funciona correctamente.
El experto en medicina clínica es la siguiente parada en nuestra revisión. Él será el encargado de conversar con nosotros para asegurarse de que todo va bien, más allá de lo que pueda inferirse de los resultados de nuestras pruebas. El chequeo no lo hace una máquina, existe un especialista, en este caso el médico clínico, que va a conversar con el paciente y le va a preguntar cosas sobre su vida cotidiana, sobre si se encuentra o no cansado o cómo es su vida y como es su respuesta al estrés.
Ese diálogo con el médico es la parte más importante, es la que le permite al medico tener una visión global de la persona y decidir qué pruebas debe recomendarle. Es lo fundamental para que no se pase nada. Tras la evaluación inicial del especialista, hay una serie de pruebas diagnósticas que siempre va a incluir un chequeo. A continuación se las detallamos:
Hemograma completo: Permite al especialista obtener información muy valiosa sobre nuestros niveles de leucocitos (principales 'guerreros' de nuestro sistema inmunitario), plaquetas, colesterol (fundamental para detectar posibles riesgos cardiovasculares), o niveles hormonales (básicos a la hora de prevenir una menopausia precoz en las mujeres).
Análisis de orina: Básicos en los hombres mayores de 50 años ya que ofrecen información sobre el estado de la próstata y permiten detectar la formación de tumores. También son fundamentales para comprobar el funcionamiento del hígado y el riñón.
Peso y tensión: Controlar estas variables es muy importante sobre todo en el caso de riesgos de enfermedad cardiovascular.
Electrocardiograma
Por otro lado, para mujeres de más de 45 años, es imprescindible someterse a mamografías y revisiones ginecológicas periódicas
Ecografía abdominal y radiografía de tórax.
Exploración colorrectal: Recomendado a partir de los 45 años a todas aquellas personas que tengan antecedentes de cáncer de colon.
Densitometría:
Esta prueba, que comprueba el estado de salud de nuestro huesos y detecta los casos de osteoporosis, se recomienda a mujeres con menopausia precoz y a las mayores de 50 años.
Resultados del chequeo
Aunque la detección de patologías ocultas es el objetivo último de un chequeo, los especialistas aseguran que se puede estar tranquilo al acudir a una de estas revisiones, ya que es muy poco frecuente detectar enfermedades graves si la persona no ha manifestado síntomas.
Sin embargo, si podemos encontrar lesiones como los pólipos benignos en el colon, presentes en uno de cada cinco pacientes, o la hipertensión arterial. Al menos un 35% de la población es hipertensa al superar los 50 años. Y son muy pocos los que lo saben. Eso es lo que encontramos con más frecuencia y es capital detectarlo para prevenir una posible complicación cardiovascular.
Por ello, los médicos recomiendan que este tipo de revisiones no se dejen pasar más de dos años en personas jóvenes sin sintomatología, pues aseguran, son la mejor garantía para ganar calidad de vida a la hora de llegar a al vejez.
Revisiones más importantes
Además, es importante que se realicen, de manera periódica, revisiones ante cualquier enfermedad de tipo cancerígena, y más si te encuentras en un grupo de riesgo:
Mama: Si tienes menos de 40 años, deberás autoexplorarte una vez al mes y acudir a revisión médica al menos cada 3 años. Por el contrario, si tienes más de 40 años, es importante someterte a una revisión por un especialista al año.
Colon y recto: Las personas mayores de 50 años deberán de realizarse una prueba cada 5 años.
Próstata: Los hombres de más de 50 años deben realizarse un análisis de su situación de manera anual.
Cuello del útero: Las mujeres mayores de edad, deberán de recibir una exploración por un especialista una vez al año.
Pulmón: Si eres una persona que habitualmente fumas, es muy recomendable que realices revisiones periódicas de este órgano del cuerpo.

Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti

No hay comentarios: