**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


sábado, 17 de septiembre de 2011

SAL DEL CLOSET

La mayoria de nosotros tiene un doble discurso, uno que mantenemos bien guardado dentro de nuestra mente y que nadie, a excepción de nosotros conoce y otro, muy distinto, que expresamos abiertamente a los demás. Hemos aprendido desde pequeños a guardar y a no mostrar nuestros verdaderos pensamientos y sentimientos, ya sea por conveniencia, miedo, vergüenza o falta de confianza o convicción.
A través de los años, he descubierto que estamos presos de todo lo que hemos guardado por tanto tiempo en nuestra cabeza y en el corazón. Lo más grave es que ya ni siquiera recordamos lo que pensamos o sentimos genuinamente desde hace tanto tiempo, que ahora todo se ha convertido en una gran confusión, en una energía acumulada, que fue torciendo y afectando nuestra manera de ser y la forma de interpretar la realidad.
Por esto es tan importante tomar en este momento la decisión valiente de entrar a revisar y a inventariar en el clóset o en el depósito donde tenemos guardados nuestros recuerdos, para poder limpiar y liberarnos de toda esa carga emocional y mental equivocada que hemos acumulado y arrastrado por tanto tiempo.
Cuántas veces estamos pensando mal de una persona y esta aparece de forma inesperada, inmediatamente nos escuchamos decirle: ¡Hola!, "qué gusto verte", "qué bien estás", "la telepatía existe, justo te iba a llamar en este momento", cuando en realidad estábamos deseando que no se presentara. Otras veces, pensamos en algo que quisiéramos hacer, y cuando otra persona nos pregunta, le decimos algo totalmente diferente a lo que queremos, ya sea para complacerlo, o porque consideramos que a pesar de ser nuestro deseo, no es lo suficientemente importante para proponerlo.
También nos sucede, cuando guardamos sentimientos o pensamientos negativos o dolorosos acerca de una persona con la que vivimos, y no nos atrevemos a enfrentarlo y expresarlos abiertamente, por miedo a las consecuencias o las represalias. En cualquiera de estos casos, las víctima más grandes de ese comportamiento, somos nosotros mismos. Cada vez que nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones van en direcciones diferentes y contrarias, a lo que verdaderamente queremos y sentimos, se produce un nudo dentro de nosotros haciendo que la energía creadora pare de fluir, que se quede estancada dentro de nosotros, produciendo un efecto negativo instantáneo que con el tiempo va creando situaciones difíciles y enredadas, para que podamos aprender a través de ellas la importancia de ser auténticos, honestos y sinceros. ¡Déjate ser, déjate fluir!
Además toda esa energía represada, internamente, termina por afectarnos emocional y físicamente. ¡No vale la pena guardar!; mucho menos postergar el momento en el que afrontaremos la situación y diremos la verdad de lo que pensamos o sentimos.
Somos absolutamente responsables de las palabras que usamos para expresarnos, de elegir el momento en que lo haremos y de usar el tono emocional más adecuado para no causar más confusión o malestar de los que ya experimentamos. Hay personas que se creen sinceras porque dicen lo que piensan sin detenerse a considerar a las demás personas, y generalmente causan mas daño que bien con sus comentarios. Si bien no podemos controlar o evitar las reacciones de los demás, sí podemos expresar nuestras inquietudes de la mejor manera, con valor, honestidad y responsabilidad.
Todos quisiéramos saber lo que realmente están pensando o sintiendo las demás personas, en especial nuestros seres queridos, para confiar en ellos y tener relaciones más sanas y serenas. Pero, ¿estamos listos para recibir su sinceridad?
Alinear nuestros pensamientos, sentimientos, palabras, expresiones y acciones hará que la energía creativa fluya a través de nosotros para construir situaciones más sanas, que nos permitan tener una vida plena.
DI LO QUE SIENTES. Tómate unos segundos para pensar en lo que vas a expresar, en cómo lo vas a hacer y a quién se lo vas a decir. Luego intenta hablar desde tu corazón y sin tener una doble intención. Elige el mejor momento para hablar acerca de lo que piensas o sientes.
ORDENA TUS IDEAS. Aclara tu intención, elige las palabras, despójate de toda emoción negativa. Habla siempre en primera persona y evita señalar o compararte con la otra persona. A veces es preferible decir que en ese momento no te sientes bien para hablar, y pedirle que más tarde se vuelvan a reunir para conversar y solucionar el desacuerdo.
ANTE LAS DUDAS HABLA y EXPRESATE. Simplemente respira profundo y di lo que sientes sin miedo. Si no tienes algo bueno que decir, si no tienes nada que aportar, es preferible que guardes silencio.
¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar muy bien!

Mayte