**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


jueves, 18 de febrero de 2010

PEDRO CHUTRÓ (Médico Cirujano)


Nació en Chascomús (Buenos Aires) el 18 de febrero de 1880 y murió en Buenos Aires el 19 de octubre de 1937.
La trayectoria profesional de Pedro Chutró son parangonables a las que caracterizaron a Enrique Finochietto. Ambos forman parte hoy de la historia de la medicina argentina.
Chutró desarrolló los estudios preliminares en Chascomús, y luego viajó a Buenos Aires, para realizar los estudios universitarios en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires
En 1904, obtuvo el título de médico con una tesis sobre Las fracturas de la extremidad inferior del húmero de los niños. De inmediato, viajó primero a Europa y luego a Estados Unidos para desarrollar cursos de perfeccionamiento, especialmente respecto de la cirugía, en varias clínicas y hospitales de primer nivel internacional.
Cuando regresó a la Argentina, fue profesor suplente de medicina operatoria. Al mismo tiempo, se desempeño como cirujano en los hospitales San Roque, Teodoro Alvarez, Durand y Ramos Mejía. En 1911, fue uno de los miembros fundadores de la Sociedad de Cirugía de Buenos Aires.
En 1914, cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Chutró solicitó licencia en la Universidad y se dirigió a Europa. Allí, se incorporó a los servicios médicos en los ejércitos aliados, y llevó adelante una abnegada tarea como médico y cirujano, en las peores condiciones técnicas para ejercer su profesión. Sin embargo, se destacó por su profesionalismo y sus vastos conocimientos, aplicados en todo tipo de cirugías. Al poco tiempo, recibió el apoyo de Finochietto, quien, siguiendo sus pasos, también se alistó como voluntario en los cuerpos médicos aliados en París.
Cuando la guerra concluyó, ambos médicos recibieron distinciones honoríficas del gobierno francés y pasaron a integrar la Academia de Medicina de París. Chutró, durante algún tiempo, viajó por Europa y dio varias conferencias en Inglaterra, España, Chile y los Estados Unidos. En cada uno de estos países, fue recibido como un héroe de la ciencia, y recibió numerosos homenajes y distinciones.
En Buenos Aires, Chutró fue profesor titular de Clínica Quirúrgica en la Facultad de Medicina, y publicó más de un centenar de trabajos originales, los cuales aparecieron en distintas revistas nacionales y extranjeras. Escribió también un tratado titulado Clínica quirúrgica, en donde resumió sus lecciones.
Posteriormente, continuó con el ejercicio de la medicina en distintos hospitales capitalinos. Hacia el final de sus días, en 1937, Chutró gozaba de una fama inmensa en el país y en toda Latinoamérica, y era reverenciado por sus connacionales y por toda la comunidad científica argentina.
Falleció en Buenos Aires el 19 de octubre de 1937. En la actualidad, varios centros médicos y hospitales del país llevan su nombre.

2 comentarios:

Nancy Vaccari Allerborn dijo...

Gracias a Dios, tenemos una miríada de profesionales, de la talla de Chutró, los hermanos Finochietto, más acá en el tiempo el muy querido Favaloro y tantos otros que han construído nuestra identidad. Lo que tenemos que ver es la forma de que las mentes de nuestros jóvenes no queden muertas en el tejido de un espacio que la sociedad no dá acceso. Sin educación no tenemos nada....solo cosechas de sin sentidos, de idas y vueltas en un círculo vicioso, donde queda atrapado el futuro de generaciones de argentinos.
Saludos.
Nancy Vaccari Allerborn

Es bueno comunicarnos dijo...

Hola Nancy gracias por pasar por el blog y dejar tu comentario. Precisamente seres humanos como los que describís hay muchos, pero está la sensación de que faltan más; con una dedicación casi enfermiza por el otro y la vida. Desde donde se puede hay que resaltar éstos profesionales, en una sociedad donde importa lo mediático, lo frívolo, ellos están olvidados, no dan rating. A los niños y jóvenes hay que hacerselos conocer desde nuestro pequeño lugar que nos toca. Hago un programa de radio semanal y desde allí trato de aportar.
Me gusta mucho y me siento identificada con lo que escribís. Son sensaciones y sentimientos de madre. Yo tengo 3 (1 mujer y 2 varones).Ah, también soy de Leo.
Cariños