**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


martes, 2 de febrero de 2010

PABLO GOLDSCHMIDT (médico argentino)

Evitó la ceguera a 120 mil niños y enseñó a usar jabón en África

El investigador argentino Pablo Goldschmidt, que vive en París, acaba de volver de Camerún, donde se comprobó la efectividad de su tratamiento.

El virólogo argentino Pablo Goldschmidt radicado en París está convencido de que las investigaciones y el trabajo de campo que realiza desde hace más de un lustro en Africa debe cambiar el modo en que se ayuda a las personas más desvalidas del planeta. Y ahora tiene más herramientas para argumentar: por primera vez, se comprobó que el método que usa para curar y prevenir la ceguera en el corazón del Africa más pobre es totalmente eficaz.
“Los médicos auditores que examinaron en enero de 2010 las poblaciones tratadas en 2008 y 2009 concluyeron que las cifras de prevalencia indican que se eliminó el riesgo de ceguera”, señaló. El mismo vio que gracias a este trabajo, unas 120 mil personas ya no serán ciegas. Goldschmidt regresó a su hogar esta semana, luego de otro viaje a la zona de Kolofata, Camerún (en una triple frontera con Nigeria y el Chad), adonde fue a ver cómo seguían sus pacientes.
“No existen antecedentes que muestren que un tratamiento local (con gotitas) pueda eliminar el riesgo de transmisión de la ceguera en personas que viven en la miseria extrema, sin pozos de agua, sin cloacas, sin electricidad, sin rutas y con menos de US$ 1 de ingreso familiar por día”, dijo en diálogo con PERFIL, desde Francia. Los resultados serán pronto publicados en el British Journal of Ophthalmology.
Antes se habían probado otros métodos para eliminar el tracoma, enfermedad que lleva a la ceguera y que es provocada por la falta de higiene (las moscas ponen sus huevos en los lagrimales de los niños) y afecta a 80 millones de personas. Uno de ellos consistía en una pomada, muy eficaz en el laboratorio, pero impracticable en el desierto de viento y arena. Además, como también servía para combatir la gonorrea, era material muy apto para el pillaje y pocas veces terminaba en los ojos de los niños, que sumarían así ceguera a la indigencia.

31.01.2010
Salud - Perfil.com


No hay comentarios: