**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


domingo, 24 de enero de 2010

HORACE WELLS


Horace Wells (21 de enero de 1815 – 24 de enero de 1848) fue un dentista estadounidense que utilizó por primera vez la anestesia en odontología, específicamente con óxido de nitrógeno.
Una vez que se graduó, estableció un consultorio en Hartford, Connecticut, con un socio llamado William T. G. Morton, quien llegaría a la fama por su utilización del éter como anestésico el 18 de octubre de 1846.
Wells experimentó por primera vez los efectos del óxido de nitrógeno en 1844, cuando se ofreció como voluntario, ,Wells no sintió nada, y fue el primer paciente intervenido bajo anestesia cuando más tarde, en ese mismo año, su socio John Riggs le extrajo un diente. Desde ese entonces comenzó a utilizarla con sus propios pacientes
En 1845, en Boston, realizó una demostración ante un grupo de estudiantes de medicina en el Hospital General de Massachusetts. Sin embargo, el gas no fue administrado de forma correcta y el paciente llegó a gritar de dolor. La audiencia abucheó a Wells y se fue del lugar criticándolo. Después de este suceso, Wells perdió todo su prestigio en la comunidad médica. Más tarde, sin embargo, volvió a utilizar la anestesia para remover uno de sus propios dientes, probando su eficacia.
Después de este lamentable hecho, Wells abandonó la odontología y se dedicó a ser vendedor durante los dos años siguientes de diferentes artículos hogareños. En 1847, se mudó a París luego de que su antiguo socio William Morton realizase una exitosa demostración de los efectos de la anestesia.
Un tiempo después de haber regresado a los Estados Unidos, Wells se volvió adicto al cloroformo. En esa época, no se conocían los efectos de aspirar cloroformo y éter. En enero de 1848, Wells experimentó con sí mismo con cloroformo durante una semana. Su mente se fue fue deteriorando. Un día, en estado de delirio, salió corriendo a la calle y les arrojó ácido sulfúrico a dos prostitutas. Fue enviado a la famosa cárcel. A medida que los efectos de la droga fueron desvaneciéndose, su mente fue aclarándose; ya lúcido, se dio cuenta de lo que había hecho. Luego se suicidó, cortándose una arteria de la pierna con una navaja de afeitar después de haber inhalado una dosis analgésica de cloroformo para eliminar el dolor.
En 1864, de forma póstuma, la Asociación Dental Americana reconoció a Wells como el descubridor de la anestesia moderna, y la Asocación Médica Americana hizo lo propio en 1870.
En Place des États-Unis, París, fue erigido un monumento a su memoria.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El contenido del blog es muy interesante, contimúe de ésta manera y seguiremos visitándolo. Saludos.

Oscar Bancale

Es bueno comunicarnos dijo...

Gracias Oscar,trabajaré para que siga pensando que es interesante, saludos.