**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


lunes, 4 de enero de 2010

LA CASA DEL TEATRO (Buenos Aires)


Es una entidad que alberga y protege a artistas que en su vejez buscan un lugar digno para vivir. Tienen habitación, desayuno, almuerzo, cena y enfermería las 24 horas del día.

No todos los actores mayores están actualmente trabajando ni tienen un buen pasar económico que les permita transcurrir de la mejor manera sus últimos años de vida. Son artistas que participaron de grandes éxitos en teatro, cine y televisión, que en los últimos años no tuvieron la suerte de seguir en el medio y alguno de ellos fueron quedando en el olvido.

La casa del teatro, una entidad que alberga y protege a actores y actrices que en su vejez buscan un lugar digno para vivir está ubicada en Santa Fé 1243, fue levantada gracias a la iniciativa de Regina Pacini de Alvear, cantante lírica y esposa de Marcelo Torcuato de Alvear, ex presidente argentino entre 1922 y 1928.

Para vivir en La casa del Teatro es necesario tener más de 65 años y haber trabajado en la profesión durante 10 años -en forma continua- o durante 15, de manera discontinua. El lugar fue inaugurado en 1938, se fue ampliando y actualmente alberga 40 habitaciones ocupadas, con gente que todavía aguarda en lista de espera.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

alguien me podria decir donde puedo entregar papeles y cartas personales que tengo en mi poder de la señora sara rivero primera bailarina del tabaris desde ya muchas gracias nuribrasil@hotmail

Myrian dijo...

Hola, gracias por pasar por la página y con respecto a tu comentario en la entrada del blog, estoy contactándome con personas que tal vez puedan orientarte adonde hacer llegar el material que tenés, que seguramente es muy valioso. No dudes en comunicarte conmigo por cualquier duda. Gracias por tu aporte. Saludos, Myrian