**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


jueves, 24 de febrero de 2011

LABERINTO

Nely dejó esta poesía como comentario en una entrada del blog y creí oportuno editarla... Gracias Nély, te espero cuando quieras visitarme y quedarte en palabras.

El amor se apaga,
se marchita como una flor
que conoció el sol brillante
y a la que las penumbras
la obligaron a cerrar sus pétalos azules.
Aquel sentimiento se destruye
como la casa que una vez fue bella
y hoy se la lleva la humedad del otoño.
¿Cómo puede la hermosura desvanecerse en el aire
al igual que la hierba
tras el viento huracanado
de una tormenta de primavera?
Yo hubiese deseado que la eternidad
envolviera mi corazón y amarte así por siempre,
pero temo que tus pasos sigan alejando
aquella imagen que amé en los primeros días,
quizá perpetuamente el dolor de tu adiós
desquebraje mi alma ya en pedazos.
¿o será que tendré el valor de caminar tras un destino
lejos de tus ojos que aún amo, y odio sin desearlo?
El horror parió lágrimas en mis ojos
mas de una vez en soledad,
y me niego a perderte, a dejar atrás lo que soñé junto a vos,
pero el príncipe que tenía a mi lado
más de una vez se metamorfoseo en sapo y me asustó,
entonces todo lo que había amado fue oscuro y precoz,
lejano y trémulo,
olvidado y mudo para morir.

Nely Lucero

2 comentarios:

Edit dijo...

Cuanta nostalgia y tristeza tiene este poema!
Creo que habla de un gran Amor, desde el dolor de no ser correspondido.
El amor no muere, aún el que sentimos por el que no nos ama y se aleja.
Con el tiempo, de una u otra manera el alma se va curando apaciguando ese amor, perdonando, tratando de olvidar los recuerdos que duelen.
Uno termina adormeciendo ese amor, lo anestesia para que no duela el desamor del otro.
Eso creo por que eso viví. Te dejo mis cariños desde un San Juan pasado por agua.

Es bueno comunicarnos dijo...

Hola querida Edit, es así como decís, me dejó al leerlo el sabor amargo del amor no correspondido; es verdad que muchas veces para seguir adelante se anestesia el dolor, pero sigue allí, latente.
Quién no ha tenido una historia similar?
Nosotros también estamos pasados por agua hace un tiempo, pero no con tanta cantidad como ustedes, por lo menos en mi zona.
Muchos cariños y un abrazo grande.