**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


miércoles, 18 de mayo de 2011

DESGARRO

Aciaga tarde de aquel enero
el calor agobiante latía por todos los rincones,
la siesta pueblerina perdió su letargo
corridas, angustia, desesperación.
El hijo amado yacía en el piso
la descarga letal fulminó sus sueños.
los intensos intentos
la vida retener no pudo.
Cual tsunami, el dolor todo lo arrasó
como puñal lacerante desgarró las entrañas
gritos, llanto, corazones destrozados,
paralizada, en shock
quien le diera la vida intentaba entender.
Su niño-hombre, luz de sus ojos,
un pedazo de ella misma, surcaba otro espacio
recuerdos imborrables lo sobrevivirían.
Una larga e interminable noche
se instaló en el alma de la doliente mujer,
guardó por siempre debajo de su almohada
un corto pantalón.
Cada noche, destinatario de caricias
antes de que el sueño se hiciera presente,
allí estaba, apretado contra su pecho,
su olor, el contacto lo regresaba a sus brazos,
así uno tras otro, todos los días del resto de su vida.
Transcurrido el tiempo
en la antesala de la partida,
en los instantes finales,
sus manos buscaron con ansiedad
explorando debajo del cojín.
Su compañero, su hombre, entendió el anhelo
entre lágrimas, silenciosamente y con ternura
a su alcance puso el tesoro buscado.
Asida a la prenda, retornó la calma,
desplegó alas el corto pantalón
y cual cálidas manos de su fruto
en viaje hacia la paz definitiva la guió.

Myrian

2 comentarios:

Karras dijo...

Esto es increiblemente bueno. Por un momento me parecio tan real. Es que le puede pasar a cualquiera de nosotros. Que horror que se muera un hijo, nadie debería pasar ese trago. Felicidades por la entrada. Un beso.

Es bueno comunicarnos dijo...

Le sucedió a una familia cercana a nosotros y recordaré ése echo de por vida. Vivencié el dolor imposible de describir, me pegó como propio, fue un impacto tremendo. Es un dolor del cual nunca hay regreso. Un verdadero horror.
Un beso.