**ES BUENO COMUNICARNOS**


Creado el 13-09-2009
GRACIAS POR LA VISITA.


**A quienes con su aporte y confianza me permiten mostrar los temas que son de mi inquietud...
GRACIAS DE CORAZÓN!!!**


*Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá*


martes, 19 de octubre de 2010

ANTONIO ALIBERTI

Antonio Aliberti nació el 15 de diciembre de 1938 en Barcellona Pozzo di Gotto, Provincia de Messina (Sicilia, Italia).
Llegó a nuestro país a la edad de 13 años. Vivió en el barrio Devoto y luego se afincó definitivamente en el Oeste, en San Antonio de Padua y después en Merlo al comienzo de la década del sesenta.
Es poeta, narrador, traductor y crítico literario. Colaboró en diversos suplementos literarios argentinos y fue corresponsal de tres revistas italianas. Fue asesor editorial.
Algunos de sus dieciocho libros de poesía publicados
* Límites posibles
* Cuartos contiguos
* Todos recordaron a Casandra
* Delicado equilibrio
* Incierta vocación
Ensayos y antologías
Publicó cinco libros de ensayos y varias antologías

Premios y distinciones
Obtuvo algunos de los mayores premios que se otorgan en el país y en el exterior.

Traducciones
Ha sido traducido a varios idiomas.
Tradujo alrededor de treinta libros de narrativa y poesía italianas y argentinas.

Falleció el 29 de julio del 2000. Con él desaparece no sólo un creador del que se esperaba mucho más de lo que ya había dado, sino, además, un auténtico e incansable trabajador de la cultura.


PALABRAS DE ALIBERTI Definir una postura estética referida a la poesía es siempre difícil, puesto que el poeta está continuamente buscando un modo de expresión que no se resuelve nunca. En todo caso esa también puede ser una postura estética: ir descubriéndose mientras se está elaborando la obra. Mi poesía habla de mí y de mi entorno, mi preocupación es el destino del hombre. No puedo ser feliz mientras veo que mis congéneres siguen siendo explotados en sus justas aspiraciones como hace miles de años. La cultura del trabajo ha sido devastada, la globalización se funde con la pérdida de los sueños. Y en ese sentido, ésa es la tarea del poeta: cuidar los sueños, defender las utopías, gritar (es un modo de decir) que todo es posible todavía.

1 comentario:

laura dijo...

Poeta es instinto. Nos enseñaron que los conquistadores (cualquiera sea, hoy son las multinacionales) traen progreso, pero presionan para educarnos de manera que no veamos lo que se llevan y nos dejan "espejitos de colores"
Hay gente que cree que un perro está mejor al lado de la chimenea.¿Alguien le preguntó si prefiere volver al campo y abastecerse él mismo?
En eso estamos con los pueblos. Quiero zapatos de cuero argentino, las zapatillas de las tres tiras que las usen ellos.

QUIERO LAS UTOPIAS, Porque un ladrillo es utopía si está solo.